Despido improcedente trabajador no quiere readmision

Reincorporación de un empleado tras un despido

**Se ofrecen pruebas para todo el contenido de LexisPSL y LexisLibrary, excluyendo Practice Compliance, Practice Management y Risk and Compliance, los paquetes de suscripción se adaptan a sus necesidades específicas. Para hablar de la prueba de estos servicios de LexisPSL, envíe un correo electrónico al servicio de atención al cliente a través de nuestro formulario en línea. Las pruebas gratuitas sólo están disponibles para personas con sede en el Reino Unido. Podemos poner fin a esta prueba en cualquier momento o decidir no concederla, por cualquier motivo. La prueba incluye una pregunta a LexisAsk durante la duración de la misma.
**Las pruebas se ofrecen para todo el contenido de LexisPSL y LexisLibrary, excluyendo Practice Compliance, Practice Management y Risk and Compliance, los paquetes de suscripción se adaptan a sus necesidades específicas. Para hablar de la prueba de estos servicios de LexisPSL, envíe un correo electrónico al servicio de atención al cliente a través de nuestro formulario en línea. Las pruebas gratuitas sólo están disponibles para personas con sede en el Reino Unido. Podemos poner fin a esta prueba en cualquier momento o decidir no concederla, por cualquier motivo. La prueba incluye una pregunta a LexisAsk durante la duración de la prueba.

Oferta de reincorporación del empleado

Posteriormente, el empresario puede reincorporarlo a su anterior puesto de trabajo o reincorporarlo a un nuevo perfil, además de pagar los salarios que el empleado hubiera percibido desde el despido.
En realidad, sin embargo, estos casos en los que la reincorporación tiene lugar son bastante raros, porque resulta bastante inusual que el empleado agraviado opte por esta solución, dadas las circunstancias del despido.
Además, una orden de reincorporación o de un tribunal de reincorporación puede causar mucha vergüenza a los empresarios, además de dejarles con un empleado que no quieren tener. Según la legislación laboral del Reino Unido, en los casos en los que un tribunal de empleo estima una demanda por despido improcedente, suele considerar las tres soluciones disponibles, que deben evaluarse en el orden particular de la readmisión, la reincorporación y, por último, la indemnización.
Entonces, ¿qué ocurre realmente si un empleado es readmitido pero no quiere serlo? ¿Debe haber una indemnización o la reincorporación sería el mejor recurso? Descubramos más sobre esto en este post.

Restitución del empleo tras la carta de despido

La Comisión de Trabajo Justo debe determinar si la reincorporación es apropiada antes de considerar cualquier otro recurso. Hasta que la Comisión no esté convencida de que la reincorporación es inadecuada, no se podrá considerar la posibilidad de una indemnización[1].
Al ordenar la reincorporación, la Comisión no tiene que especificar un puesto concreto. Se puede dejar que el empresario elija el puesto y cumpla la orden de ofrecer unas condiciones no menos favorables que las que tenía la persona inmediatamente antes de su despido[4].
La confianza es un ingrediente necesario en cualquier relación laboral…»[9] Cuando la confianza se ha perdido, la reincorporación puede ser impracticable[10] El motivo de la pérdida de confianza debe tener un «fundamento sólido y racional»[11].
Un empresario que ha acusado a un empleado de haber cometido una infracción que justifica el despido sumario puede ser reacio a cambiar de opinión, independientemente de la decisión de un tribunal[12]. Por lo tanto, es importante examinar cuidadosamente cualquier afirmación de un empresario de que la reincorporación es inviable debido a la pérdida de confianza en el empleado[13].

Restitución por despido improcedente

El reciente caso Pratt contra la Universidad de Alberta (Pratt) puede abrir más las puertas a la posibilidad de reincorporación. Carmen Pratt presentó una queja de derechos humanos en junio de 2013 alegando discriminación en el trabajo en virtud del artículo 7(1) de la Ley de Derechos Humanos de Alberta (AHRA) (Pratt en los párrafos 1, 4). El Tribunal de Derechos Humanos de Alberta conoció la denuncia de Pratt. El presidente D. Jean Munn, Q.C., sostuvo que el empleador, la Universidad de Alberta (U of A), había discriminado a Pratt por motivos de discapacidad mental.
Además, la presidenta Munn consideró que la Universidad de Alberta no había reconocido su obligación de adaptación (Pratt, párrafo 18). Una vez que el demandante ha demostrado una discriminación prima facie, la carga de la prueba se traslada al demandado (el empleador, en este caso) para demostrar que el trato dado al demandante era un requisito profesional de buena fe o que estaba razonablemente justificado (Pratt, párrafo 154). La carga de la prueba recae en el empleador, que debe demostrar que sería imposible acomodar al empleado sin dificultades excesivas.