Coletilla proteccion de datos

ejemplo de cabecera de referencia http

Puede ser difícil de imaginar, pero han pasado tres años desde que el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) se implementó el 25 de mayo de 2018. Sin duda, el tiempo pasa volando cuando se trata de proteger los datos. Sin embargo, el término «GDPR» ha sentado un precedente sobre lo que se debe esperar de las organizaciones cuando se trata de proteger la información personal identificable (PII) de los sujetos de datos de la UE y ha servido como inspiración fundacional para muchas regulaciones internacionales de seguridad de datos.
Si analizamos el reglamento, ¿se puede considerar un éxito con lo que se pretendía conseguir? La respuesta no es tan sencilla como puede pensarse. Si nos atenemos a los titulares de las noticias, vemos con regularidad que las empresas son multadas por incumplimiento y que se les imponen importantes sanciones. Solo en la UE, ya se han impuesto más de 30 millones de euros en multas por el RGPD a organizaciones en 2021. Pero hay algo más que las multas, y no podemos juzgar el éxito del RGPD por el número de sancionados.
El RGPD se impuso para mejorar la seguridad y la privacidad de los datos sensibles de las personas que los manejan. Exige transparencia en los procesos y su impacto es visible, no sólo en Europa sino en todo el mundo. Puede decirse que el RGPD ha elevado la conciencia del público en general sobre el hecho de que tienen derecho a la seguridad de los datos, lo que ha sido fundamental para construir una cultura de privacidad y protección de datos. Tanto es así, que hay una gran cantidad de países que han implementado, o están a punto de adoptar, leyes de privacidad de datos comparables, como Brasil y la LGPD, Estados Unidos y la CCPA, Nueva Zelanda y la Ley de Privacidad, Canadá y la Ley de Implementación de la Carta Digital, Sudáfrica y la POPIA, etc. Dado que la información sensible cruza constantemente las fronteras, la privacidad, la seguridad y el tratamiento de los datos se han convertido en un problema mundial. El GDPR lo ha puesto en primer plano.

establecer el encabezado de referencia

El RGPD establece siete principios para el tratamiento lícito de los datos personales. El tratamiento incluye la recogida, organización, estructuración, almacenamiento, alteración, consulta, uso, comunicación, combinación, restricción, borrado o destrucción de datos personales. A grandes rasgos, los siete principios son:
Los responsables del tratamiento son responsables del cumplimiento de los principios y la letra del reglamento. Los responsables del tratamiento también son responsables de su tratamiento y deben demostrar su cumplimiento. Esto se recoge en el nuevo principio de responsabilidad.
(b) recogidos con fines determinados, explícitos y legítimos, y no tratados posteriormente de forma incompatible con dichos fines; el tratamiento posterior con fines de archivo en interés público, fines de investigación científica o histórica o fines estadísticos no se considerará incompatible con los fines iniciales («limitación de la finalidad»);
(d) ser exactos y, en caso necesario, estar actualizados; deberán tomarse todas las medidas razonables para garantizar que los datos personales que sean inexactos, habida cuenta de los fines para los que se tratan, se supriman o rectifiquen sin demora («exactitud»);

http header referer vs origin

Se pueden emplear una serie de controles de protección de la información en su suscripción para ayudar a abordar las necesidades de cumplimiento de la privacidad de los datos y las regulaciones. Entre ellas se encuentran el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR), HIPAA-HITECH (la ley de privacidad de la atención sanitaria de los Estados Unidos), la Ley de Protección del Consumidor de California (CCPA) y la Ley de Protección de Datos de Brasil (LGPD).
En cuanto a la privacidad de los datos, para evitar que se compartan externamente los contenedores que se utilizarán para almacenar contenidos con datos personales sensibles, marque los archivos que contienen los datos como privados y exija dispositivos gestionados.
El etiquetado automático permite recomendar una etiqueta a los usuarios, así como aplicarla automáticamente. Pero en ambos casos, el usuario decide si acepta o rechaza la etiqueta, para ayudar a garantizar el correcto etiquetado de los contenidos.
Este etiquetado en el lado del cliente tiene un retraso mínimo para los documentos, ya que la etiqueta puede aplicarse incluso antes de guardar el documento. Sin embargo, no todas las aplicaciones cliente admiten el etiquetado automático. Esta capacidad es soportada por el cliente de etiquetado unificado de Azure Information Protection, y algunas versiones de las aplicaciones de Office.

wikipedia

Utiliza una plataforma de análisis de código abierto, Matomo (antes Piwik), totalmente controlada por la Comisión Europea. Esta plataforma permite la protección de los datos personales del usuario final gracias a características como la desidentificación de la dirección IP. Además, el SEPD ha creado una función para gestionar el consentimiento de los usuarios a la recogida de la experiencia de navegación de los usuarios para obtener estadísticas anónimas.
Si usted activa la opción «Do Not Track» (véase más abajo para una explicación) en su navegador web, respetaremos su elección y su experiencia de navegación en nuestro sitio web no será rastreada para nuestras estadísticas anónimas.